La religión ha perdido importancia en EEUU, incluso entre los latinos

Comparte si te a gustado

El panorama religioso de los Estados Unidos ha variado drásticamente en los últimos años, afirma una encuesta que detalla que a medida que el país se ha vuelto más diverso, más estadounidenses han cambiado de religión. 

Pero en el caso de los latinos esta afirmación no es correcta. 

El Atlas de Valores Estadounidenses 2022 de PRRI afirma que  la mayoría de los estadounidenses siguen siendo cristianos y que el indicador se ha mantenido más o menos constante desde 2018, con un 42% de personas que se identifican como miembros de esa feligresía. 

Los cristianos de color representan el 25% del país. Este grupo incluye a los cristianos que se identifican como negros, hispanos, asiático-americanos o isleños del Pacífico, nativos americanos, multirraciales o de cualquier otra raza o etnia.  La proporción de cristianos de color dentro de la población de Estados Unidos se mantiene prácticamente sin cambios con respecto a los años anteriores.

Una minoría de estadounidenses dice practicar una o más religiones, en concreto un 19%. Los hispanos son el segundo grupo que es más propenso a ser multireligioso; los fieles de religiones no cristianas y los protestantes blancos no evangélicos son los otros. 

La proporción de quienes no tienen afiliación religiosa ha aumentado de 16% en 2006 al 27%.

La religión no es tan importante hoy

Hace una década la mayoría de los estadounidenses encontraba que la religión era lo más importante en su vida. Sin embargo, en la actualidad sólo el 16% de los estadounidenses dice que la religión es lo más importante en su vida, 36% considera que es una entre muchas cosas importantes, 18% señala que no es tan importante como otras cosas, y el 29% afirma que no es importante para ellos.

En 2013, los estadounidenses eran más propensos a decir que la religión era lo más importante en su vida (20%) o una entre muchas cosas importantes (43%), mientras que el 15% dijo que no era tan importante como otras cosas y el 19% señaló que no era importante.

Entre los hispanos y otros grupos con o sin afiliación religiosa la afirmación de que la religión es lo más importante en sus vidas apenas alcanza el 14% y es encabezada por los latinos. 

“Los católicos en particular han experimentado un cambio significativo en el número de los que afirman que la religión no es importante en sus vidas. Los católicos blancos (16%) tienen el doble de probabilidades en 2022 que en 2013 de decir que la religión no es importante (16% frente a 7%), y esta diferencia es mayor entre los católicos hispanos (13% frente a 2%)”, afirma el estudio. 

La caída de la importancia de la religión se refleja también en la baja asistencia a los servicios religiosos. Más de la mitad de los encuestados afirman que rara vez (28%) o nunca (29%) asisten a los eventos en su iglesia.

La mitad o menos de la mitad de los estadounidenses judíos (50%), los católicos hispanos (47%), los católicos blancos (45%), y los protestantes blancos de línea principal/no evangélicos (44%), así como un tercio de otros no cristianos (34 %), y el 8% de los estadounidenses sin afiliación religiosa afirman que algunas veces al año asisten a los servicios. 

La caída de la religión

En 2022, aproximadamente uno de cada cuatro estadounidenses (24%) afirmó haber sido anteriormente seguidor o practicante de una tradición o confesión religiosa diferente a la que pertenece actualmente, frente al 16% en 2021.

Las personas que actualmente son miembros de otras religiones no cristianas (38%) o no afiliadas religiosamente (37%) son las más propensas a decir que antes eran seguidores o practicantes de una tradición religiosa diferente, seguidas de aproximadamente uno de cada cuatro protestantes de color (28%), protestantes evangélicos blancos (25%) y protestantes hispanos (24%).

Además, el 22% de los demás cristianos, los protestantes blancos convencionales/no evangélicos y los Santos de los Últimos Días también afirman haber sido anteriormente practicantes o seguidores de una tradición o confesión religiosa diferente. 

Los judíos estadounidenses (15%), los protestantes negros (15%), los católicos hispanos (11%) y los católicos blancos (10%) son los menos propensos a decir que antes eran seguidores o practicantes de una tradición religiosa diferente.

Entre los estadounidenses que abandonaron una tradición religiosa, el 37% dice que antes era católico, el 24% cristiano no evangélico o protestante, el 17% pertenecía a otra tradición cristiana, el 13% era cristiano evangélico y el 5% era miembro de religiones no cristiana.

Entre los que actualmente se identifican como protestantes evangélicos blancos y dijeron que habían cambiado de religión, el 38% eran católicos, el 28% cristianos no evangélicos, el 21% pertenecían a otros grupos cristianos y el 8% no eran cristianos[8]. 

Entre los que actualmente se identifican como protestantes no evangélicos blancos, el 46% eran católicos, el 23% cristianos evangélicos, el 20% pertenecían a otras tradiciones cristianas y el 7% no eran cristianos. 

Los que actualmente se identifican como protestantes de color, el 42% eran católicos, el 24% cristianos evangélicos, el 21% pertenecían a otros grupos cristianos y el 10% no eran cristianos. Entre los que actualmente son católicos, el 35% seguía anteriormente otras tradiciones cristianas, el 30% eran protestantes no evangélicos, el 15% no eran cristianos y el 13% eran cristianos evangélicos, destacó el estudio. 

La gran mayoría de las personas que afirman haber cambiado de tradición o confesión religiosa eran jóvenes cuando lo hicieron: el 27% dice que tenía menos de 18 años, el 44% entre 18 y 29, el 21% entre 30 y 49, y sólo el 7% tenía 50 años o más.

Las razones para cambiar de religión fueron variadas pero la mayoría (56%) afirmó que dejó de creer en las enseñanzas de la religión anterior, otro 30% indica que se desanimó por las enseñanzas negativas de la religión sobre o el tratamiento de las personas LGBTQ, el 29% dice que su familia nunca fue tan religiosa mientras crecía, el 27% dice que se desilusionó por los escándalos que involucran a líderes de su religión anterior, el 18% señala un evento traumático en sus vidas, y el 17% dice que su iglesia se centró demasiado en la política. 

Una gran mayoría de los no afiliados (78%) y no cristianos (81%) dicen que ya no se identifican con su religión anterior porque dejaron de creer en sus enseñanzas.

¿Dejar la religión actual?

Sólo el 16% de los estadounidenses afirma estar pensando en abandonar su actual tradición o confesión religiosa. Los latinos forman parte de uno de los grupos que menos considera abandonar su religión actual. 

¿La iglesia católica no es para todos?

Aunque tres de cada cuatro feligreses (75%) están de acuerdo en que su iglesia es acogedora para todos, incluidas las personas LGBTQ. Los católicos hispanos (64%) son los que menos de acuerdo están, mientras que el 72% de los católicos blancos, el 73% de los protestantes hispanos, el 74% de otros cristianos y de los protestantes evangélicos blancos, el 80% de los protestantes negros y el 81% de los protestantes blancos convencionales/no evangélicos están de acuerdo. 

Pero algo que si quieren el  64% de los latinos católicos es que más mujeres asuman el liderazgo de su iglesia.

La encuesta fue diseñada y realizada por PRRI. El margen de error de la encuesta nacional es de +/- 1,86 puntos porcentuales con un nivel de confianza del 95%, incluido el efecto de diseño de la encuesta de 1,96. 


Comparte si te a gustado