¿Te imaginas ser dueño de un faro? Estados Unidos está regalando algunos y vendiendo otros en una subasta

Comparte si te a gustado

Muchos de los faros están en Nueva Inglaterra, y otros están ubicados en Nueva York, Pensilvania y Michigan.

Diez faros que durante generaciones se han mantenido como centinelas a lo largo de las costas de los Estados Unidos protegiendo a los navegantes del peligro y guiándolos a un lugar seguro se están regalando sin costo alguno y otros están siendo vendidos en una subasta por parte del gobierno federal.

El objetivo del programa de la Administración de Servicios Generales es preservar las propiedades, la mayoría de las cuales tienen más de un siglo de antigüedad.

El desarrollo de la tecnología moderna, incluido el GPS, significa que los faros ya no son esenciales para la navegación, dijo John Kelly, de la oficina de disposición de bienes inmuebles de la GSA. Y aunque la Guardia Costera a menudo mantiene ayudas a la navegación en los faros o cerca de ellos, las estructuras en sí mismas ya no son críticas para la misión.

Sin embargo, el público sigue fascinado por las balizas, que son atracciones turísticas populares y objeto de innumerables fotógrafos y artistas.

“La gente realmente aprecia el papel heroico del farero solitario”, dijo, explicando su atractivo. «Eran realmente los instrumentos para brindar un paso seguro a algunos de estos puertos peligrosos que brindaron a las comunidades grandes oportunidades para el comercio, y a menudo se encuentran en lugares destacados que ofrecen vistas impresionantes».

La GSA ha estado transfiriendo la propiedad de los faros desde que el Congreso aprobó la Ley Nacional de Preservación de Faros Históricos en el 2000. Se han transferido unos 150 faros, se han regalado unos 80 y se han subastado otros 70, recaudando más de $10 millones.

Este año, seis faros se ofrecen sin costo a agencias gubernamentales federales, estatales o locales, organizaciones sin fines de lucro, educativas u otras entidades que estén dispuestas a mantenerlos y preservarlos y ponerlos a disposición del público con fines educativos, recreativos o culturales.

Incluyen el Plymouth/Gurnet Light de 34 pies (10,4 metros) de altura en Massachusetts. La estructura de madera octogonal data de 1842, aunque un faro ha estado en el sitio desde 1768. Una baliza anterior en el sitio fue atendida por la primera farera de Estados Unidos.

El favorito personal de Kelly es Warwick Neck Light, en Warwick, R.I. El faro de 51 pies (15,5 metros) de altura que data de 1827 era una importante herramienta de navegación para los marineros que se dirigían a Providence.

Los otros faros que se ofrecen sin costo son Lynde Point Lighthouse en Old Saybrook, Connecticut; Faro de Nobska en Falmouth, Massachusetts; Little Mark Island y Monumento en Harpswell, Maine; y el faro Erie Harbor North Pier en Pensilvania.

Algunas ya son mantenidas por organizaciones sin fines de lucro, y esas agencias tendrán la oportunidad de postularse para continuar haciéndolo, dijo Kelly.

Si no se encuentra un nuevo propietario, el faro se ofrece para una licitación competitiva en una subasta.

Los cuatro faros que se venden en subasta incluyen Cleveland Harbor West Pierhead Light, una torre de acero de 50 pies (15,5 metros) que data de 1911 a la que solo se puede acceder en barco pero que tiene vistas espectaculares del horizonte de la ciudad.

Los otros son Penfield Reef Lighthouse en Fairfield, Connecticut; Stratford Shoal Light en medio de Long Island Sound entre Nueva York y Connecticut; y Keweenaw Waterway Lower Entry Light en Chassell, Michigan.

Algunos de los faros adquiridos en el pasado han sido convertidos en residencias privadas por personas que desean una situación de vida única.

“Todos tienen su propia historia interesante”, dijo Kelly.

telemundonuevainglaterra.com


Comparte si te a gustado