Boston Impact Initiative Fund tiene como misión invertir en negocios de comunidades minoritarias

Comparte si te a gustado

Boston Impact Initiative Fund (BII) es una organización sin fines de lucro fondo de inversión de impacto que trabaja para construir un futuro donde empresarios de color y sus comunidades tienen el poder financiero, social y político para crear un economía sostenible, inclusiva y equitativa para generaciones por venir.

También están trabajando para transformar el campo de la inversión de impacto a través de la creación de campos y educación para que la justicia económica y racial sea parte integral de cualquier estrategia de inversión basada en el lugar.

A partir del 31 de julio de 2022, BII Fund I ha desplegado $7.7 millones en total, con $ 6.9 millones en deuda e inversiones de capital en 50 empresas, recibió $860,000 en subvenciones y está en camino de pagar a todos sus inversores.

«Estamos ayudando a crear una nueva economía donde las comunidades de color tengan poder, queremos que las personas de color sean dueños de negocios y eso también significa que puedan pagarle bien a sus empleados», contó Betty Francisco, CEO de BII.

Para 2045, las comunidades de color (negras, latinas, asiáticas y indígenas) se convertirán en la nueva mayoría de nuestros país: nuestra fuerza laboral, nuestro electorado y nuestra economía. Pero cada uno de esos sistemas todavía está configurado para trabajar contra esas comunidades.

En MA y los EE. UU., el negro y latino promedio posee sólo 15-20% de la riqueza neta la familia blanca promedio.


Los negros y los latinos constituyen más de una quinta parte de la
población de MA, pero posee solo el 3% de las empresas con
empleados.

¿Cómo funciona?

BII tienen inversores que les prestan dinero para que ellos puedan apoyar empresas de comunidades minoritarias. «Generalmente somos esa primera institución de capital que ayudar a financiarlos, también los ayudamos con las proyecciones que deben hacer para que el negocio se mantenga en el tiempo», contó Betty Francisco.

El proceso

Generalmente los bancos toman en cuenta los credit scores para realizar préstamos a los negocios, pero BII tiene un proceso diferente.

Si está interesado debe contactar a la organización directamente ya que ellos dedican tiempo conociendo a los dueños de negocios, entendiendo su industria, y cómo funciona el negocio. «Este modelo se lo estamos enseñando a otras organizaciones para que también puedan otorgar capital de esta forma», cuenta la CEO, Betty Francisco.

Testimonios exitosos

Latina en la construcción

Hace 22 años, la latina Jeysi Zuniga, encontró su primer trabajo en el mundo de la construcción y se enamoró del área. Ha superado muchos obstáculos al ser una mujer latina en esta industria. «Cuando entré al mundo de la construcción habían muy pocas mujeres y era tangible la percepción de que no son bienvenidas», contó.

Estuvo 18 años en la compañía, pero en un punto se dio cuenta que podía contribuir más al abrir su propia compañía y así fue como nació Synergy Contracting Inc, una empresa que ofrece remediación ambiental, demolición, pintura, soporte laboral, manejo de proyectos de construcción. Y recientemente se involucraron con energía eficiente.

Parte de la estrategia que debes tener al comenzar un negocio es el capital y BII me ayudó al empezar. «En el mundo de la construcción comienzas un trabajo, pero los pagos se realizan tarde e igualmente hay gastos y salarios que pagar. Y por eso organizaciones con BII son un puente para lograrlo», explicó.

Cerveza que reúne

Luis emigró a Estados Unidos en 2008 con un título de chef y mucha experiencia en el negocio familiar de panadería. Al llegar a Boston, lo primero que hizo fue buscar trabajo como cocinero, pero como el idioma era un desafío, tuvo que aceptar un trabajo en ventas en una tienda. De esta manera, se esforzó por aprender el idioma para poder continuar con su carrera. Dos años después, cuando se sintió más cómodo utilizando el idioma, pudo acceder a trabajos más familiares a su profesión. Trabajó durante mucho tiempo para la corporación Marriott en la mayoría de las marcas, como Renaissance, Westin, entre otros. De esta manera, tuvo la suerte de continuar su profesión y, al mismo tiempo, enfrentar un nuevo desafío al sorprenderse por la cantidad y variedad de cervezas que descubrió en esta hermosa ciudad.

Desarrolló curiosidad y se propuso aprender a hacer cerveza. Invirtió su tiempo libre en elaborar cerveza en casa, recopilando libros, equipos, información y experimentando.

Creó recetas originales incorporando ingredientes latinos e intentando hacer algo diferente. Por ejemplo, una «Chimu» Red Ale, elaborada con maíz morado, o una «Contigo» Peruvian Lager, utilizando agua de los Andes y analizando su contenido de calcio, magnesio, sodio para tratar de replicar estos componentes con el agua de Boston y adiciones de sales minerales.

La fermentación siempre ha estado presente en su vida, desde que era niño amasando pan en la panadería de sus padres, luego como cocinero haciendo kimchi, chucrut y encurtidos, y ahora haciendo cerveza.

Recuerda haber leído un artículo en el que en California ponen música a los viñedos para que las uvas crezcan más saludables y jugosas. Tomó esa idea e incorporó música a los fermentadores, ya que las levaduras son microorganismos que responden al sonido y la vibración. La música crea una agitación interna que hace que las levaduras se muevan más y se despierten para consumir el azúcar y transformarlo en alcohol más rápido. Este experimento aceleró el proceso de fermentación, que generalmente toma alrededor de 7 días, pero en este caso solo tomó 5 días. Observó que había algo interesante, así que separó otro lote de cerveza en 3 etapas diferentes: uno con heavy metal, otro con música clásica y otro con reggae. Los resultados fueron mejores con el reggae, y a sus amigos y familiares les gustó más. Pero el experimento no terminó ahí, tenía que saber cuánta música era suficiente. El resultado fue «Quantum Reggae», una cerveza fermentada con 72 horas de música reggae, pitahaya y piña, una cerveza sour con un 4.5% de alcohol. Y así nació Rounhead Brewing.

BII estuvo allí cuando tocaron muchas puertas de bancos que no creyeron en ellos debido a los riesgos del negocio. Pero BII estuvo allí, no solo para apoyarlos en el entendimiento, sino también para ayudarlos a hacer realidad este gran sueño, con el apoyo profesional de un gran equipo financiero.

elplaneta.com


Comparte si te a gustado