Han encontrado en el interior de la Luna una estructura sólida similar al hierro

Comparte si te a gustado

El descubrimiento podría ayudarnos a comprender de forma más precisa la historia de la Luna y, por extensión, la del Sistema Solar

Si lo pensamos bien, y para haber visitado la Luna varias veces, los humanos seguimos sin saber muchos de los secretos que esconde. Al menos uno acaba de revelarse: en su interior guarda una especie de bola sólida cuya estructura recuerda al hierro.

Lo primero de todo: no, ningún experto ha dejado correr la imaginación pensando en una base alienígena que nos lleva vigilando por los siglos de los siglos. En cambio, el descubrimiento sí que podría ayudarnos a comprender de forma más precisa la historia de la Luna y, por extensión, la del Sistema Solar.

Según ha explicado en Nature un equipo dirigido por el astrónomo Arthur Briaud del Centro Nacional Francés de Investigación Científica en Francia:

Nuestros resultados cuestionan la evolución del campo magnético de la Luna gracias a su demostración de la existencia del núcleo interno y respaldan un vuelco global del escenario que aporta información sustancial sobre la línea de tiempo del bombardeo lunar en los primeros mil millones de años del Sistema Solar.

¿Y cómo pudieron “adentrarse” al interior de la Luna? Con una técnica, posiblemente la más certera en la actualidad, que permite sondear la composición interior de los objetos en el Sistema Solar: a través de datos sísmicos. Cuentan los investigadores que las ondas acústicas que se dan en los terremotos se mueven y dejan “firmas” o señales en el interior, ya sea de un planeta o una luna. Con esto, se puede crear un mapa del interior del objeto de estudio, como en el caso que nos ocupa.

En cuanto al área de esta extraña estructura sólida encontrada, el estudio habla de un tamaño “masivo” que se encuentra debajo de la cuenca Aitken del Polo Sur de la luna, un cráter masivo y uno de los más grandes conservados dentro de nuestro sistema solar.

Más datos. El equipo también descubrió que el núcleo lunar es muy similar al de la Tierra, con una capa exterior fluida y un núcleo interior sólido. Según su modelo, el núcleo exterior tiene un radio de unos 362 kilómetros y el núcleo interior tiene un radio de unos 258 kilómetros, es decir, de alrededor del 15 por ciento del radio total de la Luna.

Además, el núcleo interno también tiene una densidad de alrededor de 7.822 kilogramos por metro cúbico, de ahí que hablemos todo el tiempo de una densidad muy parecida a la del hierro.

“Los resultados del estudio ayudarían a mejorar nuestra comprensión de la escala de tiempo geológico de la evolución de la Luna. Además, destacamos que la presencia del núcleo interno sólido puede contribuir a una mejor comprensión del cese del campo magnético lunar”, nos explicó Briaud en un correo eléctrico a Gizmodo en Español”. Además, también nos quiso recalcar que, “utilizamos modelos de deformación global junto con restricciones químicas. Los datos sísmicos ayudan, pero no son necesarios”, zanjó en el correo.

Dicho todo esto, es posible que no tengamos que esperar mucho tiempo para seguir analizando “en vivo” los hallazgos del trabajo. Se espera que la humanidad regrese a la Luna en un tiempo relativamente corto.

Sign up for Gizmodo en Español’s Newsletter. For the latest news, Twitter.

es.gizmodo.com


Comparte si te a gustado