Los trabajadores de la salud inmigrantes pueden enfrentar demandas de $100,000 por renunciar

Comparte si te a gustado

Los hospitales y hogares de ancianos han llenado miles de puestos vacantes con enfermeras y otros trabajadores de la salud contratados en el extranjero, quienes dicen que en algunos casos están obligados por contratos que imponen multas de decenas de miles de dólares por irse y amenazas de juicios por no pagar.

Las enfermeras y otros trabajadores de la salud que han sido traídos a EEUU desde el extranjero para ocupar miles de puestos vacantes dicen que en algunos casos han estado sujetos a condiciones de trabajo inseguras, robo de salarios y amenazas de decenas de miles de dólares en deuda si renuncian o son despedidos.

En entrevistas, más de una docena de trabajadores de la salud inmigrantes de todo el país describieron haber sido colocados en trabajos donde había tan poco personal que no podían satisfacer las necesidades básicas de los pacientes y temían por su seguridad física. También describieron que les pagaban menos que a sus contrapartes estadounidenses a pesar de las leyes de inmigración que exigen que se les pagara el salario prevaleciente local, que trabajaban horas extras no remuneradas y que les habían engañado sobre los beneficios, como alojamiento gratuito, que en un caso equivalía a una habitación vacante en la enfermería.

Pero cuando los trabajadores intentaron dejar sus trabajos antes del vencimiento de los contratos multianuales, se enfrentaron a pagar decenas de miles de dólares en multas de sus empleadores, forzados a arbitraje o demandados, en algunos casos por más de $100,000, según una revisión de contratos de trabajo, juicios y otra documentación obtenida por NBC News. Como resultado, los trabajadores dijeron que se sentían atrapados entre continuar en trabajos insostenibles o arriesgarse a la ruina financiera.

telemundonuevainglaterra.com


Comparte si te a gustado