Biden y McCarthy se reúnen este lunes para abordar el techo de la deuda

Comparte si te a gustado

“Estamos pensando cómo darle un triunfo a este país”, afirmó McCarthy.

El presidente Joe Biden y el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, se reunirán en la Casa Blanca en un momento crucial mientras Washington trabaja para lograr un compromiso presupuestario y elevar el límite de endeudamiento de la nación a tiempo para evitar un devastador incumplimiento federal.

La reunión de este lunes por la tarde entre el presidente demócrata y el nuevo presidente republicano será fundamental en su carrera para evitar una crisis de deuda que se avecina.

Después de un fin de semana de conversaciones de principio a fin, ambos hombres se mostraron optimistas ante la fecha límite, tan pronto como el 1 de junio, cuando el gobierno podría quedarse sin efectivo para pagar sus cuentas.

Biden y McCarthy hablaron por teléfono el domingo mientras el presidente regresaba a casa en el Air Force One después de la cumbre del Grupo de los Siete en Japón.

“Estuvo bien, hablaremos mañana”, dijo Biden en respuesta a una pregunta a gritos a su regreso el domingo por la noche.

La llamada revivió las conversaciones y los negociadores se reunieron durante dos horas y media en el Capitolio el domingo por la noche, sin decir mucho antes de marcharse.

Los mercados financieros rechazaron la semana pasada luego de que las conversaciones se estancaran.

McCarthy, republicano por California, dijo a los periodistas el domingo que la llamada con Biden fue “productiva” y que las negociaciones intermitentes entre su personal y los representantes de la Casa Blanca se centran en los recortes de gastos.

Biden dijo en rueda de prensa antes de partir de Japón: “Creo que podemos llegar a un acuerdo”.

Los contornos de un acuerdo parecen estar al alcance de la mano, y las negociaciones se han reducido a un tope presupuestario para el año 2024 que sería clave para resolver el enfrentamiento.

Los republicanos han insistido en que el gasto del próximo año no puede ser superior a los niveles actuales de 2023, pero los demócratas se han negado a aceptar los recortes más pronunciados que propuso primero el equipo de McCarthy.

Un acuerdo presupuestario desbloquearía una votación por separado para elevar el techo de la deuda, ahora $31 billones, para permitir más préstamos para pagar las facturas ya incurridas

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo el domingo que el 1 de junio es la “fecha límite”.

“NO HAY ACUERDO EN NADA”

“Seguiremos trabajando”, dijo Steve Ricchetti, consejero del presidente, cuando el equipo de la Casa Blanca finalizó las conversaciones el domingo por la noche.

McCarthy dijo después de su llamada con Biden que “creo que podemos resolver algunos de estos problemas si entiende lo que estamos viendo”. Agregó: “Pero he sido muy claro con él desde el principio. Tenemos que gastar menos dinero del que gastamos el año pasado”.

McCarthy salió de esa conversación sonando optimista y tuvo cuidado de no criticar el viaje de Biden, como lo había hecho antes. Advirtió: “No hay acuerdo en nada”.

Anteriormente, Biden aprovechó su conferencia de prensa final en Hiroshima, Japón, para advertir a los republicanos de la Cámara que deben abandonar sus «posiciones extremas» sobre el aumento del límite de la deuda y que no habrá acuerdo para evitar un incumplimiento catastrófico solo en sus términos.

Biden dijo que “es hora de que los republicanos acepten que no se puede hacer ningún trato únicamente, únicamente, en sus términos partidistas”. Dijo que había hecho su parte al intentar aumentar el límite de endeudamiento para que el gobierno pudiera seguir pagando sus cuentas, al aceptar recortes significativos en el gasto. “Ahora es el momento de que el otro lado se mueva de su posición extrema”.

Los legisladores republicanos se han aferrado a las demandas de fuertes recortes de gastos con límites a los gastos futuros, rechazando las alternativas propuestas por la Casa Blanca para reducir los déficits en parte con los ingresos de los impuestos.

QUÉ PIDEN LOS REPUBLICANOS

Los republicanos quieren reducir el gasto del próximo año a los niveles de 2022, pero la Casa Blanca ha propuesto mantener 2024 igual que ahora, en el año presupuestario de 2023. Inicialmente, los republicanos intentaron imponer topes de gastos durante 10 años, aunque la última propuesta los redujo a unos seis. La Casa Blanca quiere un acuerdo presupuestario de dos años.

Un compromiso sobre esos niveles de gastos principales permitiría a McCarthy cumplir con los conservadores, sin ser tan severo como para ahuyentar a los votos demócratas que se necesitarían en el Congreso dividido para aprobar cualquier proyecto de ley.

Los republicanos también quieren requisitos de trabajo en el programa de atención médica de Medicaid, aunque el gobierno de Biden ha respondido que millones de personas podrían perder la cobertura.

El Partido Republicano también introdujo nuevos recortes a la ayuda alimentaria al restringir la capacidad de estados para renunciar a los requisitos laborales en lugares con un alto índice de desempleo. Pero los demócratas han dicho que cualquier cambio en los requisitos de trabajo para los beneficiarios de ayuda del gobierno es imposible.

Los legisladores republicanos también buscan recortes en el dinero del IRS y, al evitar las reducciones en las cuentas de Defensa y Veteranos, trasladarían la mayor parte de las reducciones de gastos a otros programas federales.

LA RESPUESTA DE LA CASA BLANCA

La Casa Blanca respondió manteniendo estable el gasto en defensa y no defensa el próximo año, lo que ahorraría $90,000 millones en el año presupuestario 2024 y $1 billón en 10 años.

Todas las partes han estado observando el potencial del paquete para incluir un marco que aceleraría el desarrollo de proyectos de energía.

Y a pesar de que los republicanos presionaron para que la Casa Blanca aceptara partes de su reforma migratoria propuesta, McCarthy indicó que el enfoque estaba en el paquete de deuda y presupuesto previamente aprobado por la Cámara.

Los republicanos también rechazaron varias propuestas de ingresos de la Casa Blanca, y McCarthy insistió personalmente en sus conversaciones con Biden en que los aumentos de impuestos están fuera de la mesa.

Durante meses, Biden se había negado a entablar conversaciones sobre el límite de la deuda, alegando que los republicanos en el Congreso estaban tratando de usar el voto del límite de endeudamiento como palanca para obtener concesiones del gobierno sobre otras prioridades políticas.

Pero con la fecha límite potencial del 1 de junio acercándose y los republicanos poniendo su propia legislación sobre la mesa, la Casa Blanca inició conversaciones sobre un acuerdo presupuestario que podría acompañar a un aumento en el límite de la deuda.

McCarthy se enfrenta a un flanco de extrema derecha que probablemente rechazará cualquier acuerdo, lo que ha llevado a algunos demócratas a animar a Biden a resistir cualquier compromiso con los republicanos y simplemente elevar el techo de la deuda por su cuenta para evitar el incumplimiento.

Sin embargo, el presidente dijo que descartaba la posibilidad, por ahora, de invocar la Enmienda 14 como solución, diciendo que es una cuestión legal «no resuelta» que quedaría atrapada en los tribunales.

telemundonuevainglaterra.com


Comparte si te a gustado