«El haber tenido a mi hijo a los 46 años me ha ayudado. La edad te da otra perspectiva».

Comparte si te a gustado

  • Almudena de Cabo @Almudct
  • BBC News Mundo

La felicidad irradia todo su rostro al hablar de su maternidad.

«Estoy tan feliz que a todo el mundo que me pregunta le digo que todo lo que me ha aportado ha sido positivo», le dice María Barrau a BBC Mundo sobre su hijo con una enorme sonrisa.

Esta extremeña, afincada en Sevilla desde hace siete años, solo tiene buenas palabras a la hora de describir su decisión de ser madre pasados los 45 años. En su opinión, era su momento.

Ella es una de las 1.652 mujeres que en 2021 fueron madres más allá de los 45 años en España, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

España es, además, el país europeo con el porcentaje más alto de madres mayores de 40 años, con un 9,9%, un porcentaje que contrasta con el 3,2% de Eslovaquia o el 4% de Dinamarca o Bélgica, según un estudio elaborado por la Unión Europea.

El avance de las técnicas de reproducción asistida y en la congelación y donación de óvulos, legales en muchos países como España, permite a muchas mujeres postergar cada vez más la maternidad.

Es un fenómeno que también se da cada vez más en países de Latinoamérica, aunque en mucho menor número.

En Chile, por ejemplo, el número de mujeres que han dado a luz entre los 45 y 49 años se ha duplicado en diez años. En 2020, hubo un total de 585 partos de mujeres de esa edad, lo que supone un 0,3% del total de nacimientos, según el Instituto Nacional de Estadística de Chile. Mientras, en México sólo un 0,19% (3.096 mujeres) de las madres tenían entre 45 y 49 años.

María fue madre gracias a un proceso de fecundación in vitro de óvulo y esperma donados.

En el caso de María, ella tenía claro que quería ser madre. Si bien siempre pensó que en la ecuación habría un hombre a su lado, eso nunca ocurrió. Así que después de lidiar durante años con problemas de ansiedad tomó la decisión con 45 años. Sólo ve ventajas en haberlo tenido ahora.

«Sí que pienso que el haberlo tenido más mayor me ha ayudado, porque al final ya has vivido, tienes otra filosofía de vida que no tienes a los 20 o a los 30. Creo que vemos ya la vida desde otra perspectiva. No me agobio por que el niño se caiga o porque no coma. La edad te da otra perspectiva», explica María, que en septiembre cumplirá 48 años.

A continuación reproducimos su historia en primera persona, tal y como se la contó a BBC Mundo.


Comparte si te a gustado