Medicina: Nuevo Método de Trasplante de Corazón Trae Esperanza de Vida

Comparte si te a gustado

Se llama donación después de la muerte circulatoria, un método utilizado durante mucho tiempo para recuperar riñones y otros órganos, pero no corazones más frágiles.

La mayoría de los corazones trasplantados provienen de donantes con muerte cerebral, pero una nueva investigación muestra que un enfoque diferente puede ser igual de exitoso y aumentar la cantidad de órganos disponibles.

Se llama donación después de la muerte circulatoria, un método utilizado durante mucho tiempo para recuperar riñones y otros órganos, pero no corazones más frágiles. Los investigadores de Duke Health dijeron el miércoles que el uso de esos corazones rechazados durante mucho tiempo podría permitir que miles de pacientes más tengan la oportunidad de un trasplante que les salve la vida, aumentando la cantidad de corazones de donantes en un 30%.

“Honestamente, si pudiéramos chasquear los dedos y hacer que la gente usara esto, creo que probablemente aumentaría aún más”, dijo el cirujano de trasplantes Dr. Jacob Schroder de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, quien dirigió la investigación. “Esto realmente debería ser el estándar de atención”.

El método habitual de donación de órganos ocurre cuando los médicos, a través de pruebas cuidadosas, determinan que alguien no tiene función cerebral después de una lesión catastrófica, lo que significa que tiene muerte cerebral. El cuerpo se deja en un ventilador que mantiene el corazón latiendo y los órganos oxigenados hasta que se recuperan y se ponen en hielo.

Por el contrario, la donación después de la muerte circulatoria ocurre cuando alguien tiene una lesión cerebral de la que no se puede sobrevivir pero, debido a que toda la función cerebral aún no ha cesado, la familia decide retirar el soporte vital y el corazón se detiene. Eso significa que los órganos se quedan sin oxígeno durante un tiempo antes de que puedan recuperarse, y los cirujanos, preocupados de que el corazón se dañara, lo dejaron atrás.

Qué ha cambiado: ahora los médicos pueden extraer esos corazones y ponerlos en una máquina que los «reanima», bombeando sangre y nutrientes a medida que se transportan, y demostrando si funcionan bien antes del trasplante planeado.

El estudio del miércoles, realizado en varios hospitales de todo el país, involucró a 180 receptores de trasplantes, la mitad de los cuales recibió corazones DCD y la mitad de corazones de donantes con muerte cerebral que fueron transportados en hielo.

La supervivencia seis meses después fue casi la misma: 94% para los receptores de donaciones por muerte cardíaca y 90% para los que recibieron los corazones habituales, informaron los investigadores en el New England Journal of Medicine.

Los hallazgos son emocionantes y muestran «el potencial para aumentar la justicia y la equidad en el trasplante de corazón, lo que permite que más personas con insuficiencia cardíaca tengan acceso a esta terapia que salva vidas», dijo la Dra. Nancy Sweitzer, cardióloga de trasplantes de la Universidad de Washington en St. Louis, quien no estaba involucrado con el estudio, escribió en un editorial adjunto.

El año pasado, se realizaron 4,111 trasplantes de corazón en EEUU, una cifra récord pero no suficiente para satisfacer la necesidad. Cientos de miles de personas sufren insuficiencia cardíaca avanzada, pero a muchas nunca se les ofrece un trasplante y otras mueren esperando uno.

Investigadores en Australia y el Reino Unido comenzaron a probar los trasplantes de corazón DCD hace unos siete años. Duke fue pionero en los experimentos de EEUU a fines de 2019, uno de los 20 hospitales de EEUU que ahora ofrecen este método. El año pasado, hubo 345 trasplantes de corazón de este tipo en EEUU y 227 en lo que va del año, según United Network for Organ Sharing.

En el estudio dirigido por Duke, casi el 90% de los corazones DCD recuperados terminaron siendo trasplantados, lo que indica que vale la pena que más hospitales comiencen a usar el método más nuevo.

Sweitzer señaló que muchos posibles donantes tienen lesiones cerebrales graves pero no cumplen con los criterios de muerte cerebral, lo que significa que muchos corazones potencialmente utilizables nunca se donan. Pero también advirtió que aún hay más por aprender, y señaló que los pacientes más enfermos en la lista de espera tenían menos probabilidades de recibir corazones DCD en el estudio.

Schroder dijo que la mayoría de los que recibieron corazones DCD ya tenían bombas cardiacas implantadas que dificultaban la realización del trasplante, incluso si no estaban en los primeros lugares de la lista de espera.

El estudio fue financiado por TransMedics, que fabrica el sistema de almacenamiento del corazón.

telemundonuevainglaterra.com


Comparte si te a gustado