Salud: Han aumentado los casos de absceso cerebral en niños: que debes saber sobre la infección cerebral

Comparte si te a gustado

¿De neumonía a una infección cerebral? Sí: el absceso cerebral es una acumulación de pus en el cerebro. Se genera por bacterias u hongos, que surgen por una infección en otra parte del cuerpo (como la neumonía pulmonar) y llegan a través del torrente sanguíneo.

Los casos infantiles de absceso cerebral en Estados Unidos alcanzaron un máximo de 102 casos en diciembre de 2022, esto representa un aumento del 200% frente a la media registrada antes de la pandemia, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Aunque los expertos no entienden del todo a qué se debe este aumento, creen que puede tener que ver con la prevalencia de otras afecciones respiratorias.

Los casos de absceso cerebral infantil alcanzaron un máximo

El número medio mensual de abscesos reportados disminuyó durante la pandemia, pero repuntó el año pasado y alcanzó un máximo de 102 casos en diciembre, según el informe de los CDC.

Esto representa un aumento del 200% respecto al punto medio anterior a la pandemia entre 2016 y 2019, que se registraron 34 casos de media mensual, con 61 como cifra más alta de casos notificados en un mes.

Los primeros tres meses de 2023 las cifras bajaron de ese pico, pero siguen por encima del máximo mensual anterior a la pandemia. Pero los CDC aseguran que, a pesar del aumento, estas infecciones son poco frecuentes.

Cuando se detectan a tiempo, pueden tratarse con antibióticos, pero la afección ejerce presión sobre el tejido cerebral y puede cortar el flujo sanguíneo, por lo que pueden ser mortales. Las personas deben estar atentos a los siguientes síntomas:

  • Dolores de cabeza: a menudo intensos, localizados en una sola zona y que no pueden aliviarse con analgésicos.
  • Confusión o irritabilidad.
  • Problemas con la función nerviosa: debilidad muscular, dificultad para hablar o parálisis en un lado del cuerpo.
  • Temperatura elevada.
  • Convulsiones.
  • Sensación de malestar.
  • Vómitos.
  • Rigidez de cuello.
  • Cambios en la visión (borrosa, grisácea o doble).

¿Qué tienen que ver las infecciones cerebrales con los virus respiratorios?

Los CDC informaron sobre un descenso de casos de abscesos cerebrales en niños durante la pandemia, más no especificaron el porcentaje. Los expertos lo atribuyen al confinamiento y distanciamiento social, y destacaron que otras infecciones respiratorias como el VSR y la gripe también descendieron.

La razón de este aumento no se conoce del todo, pero los expertos afirman que, dado que los abscesos cerebrales suelen seguir a otros tipos de infecciones más habituales, es lógico que se produzca un aumento de las infecciones bacterianas secundarias tras una temporada tan intensa de enfermedades víricas en los niños.

elplaneta.com


Comparte si te a gustado