La policía de Providence investigada por el FBI por presunta conexión con narcotráfico tras arresto  de oficial sobrino del jefe

Comparte si te a gustado

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El departamento de la policía de Providence en Rhode Island, está bajo la lupa del FBI que investiga una presunta conexión de la uniformada con el narcotráfico, tras el arresto del oficial Jasdrual Pérez (Josh) sobrino del jefe, coronel Oscar Pérez y a su otro sobrino, teniente  Oscar Pérez,  los tres  de origen colombiano.

Aunque el jefe que fue designado al frente de la policía la semana pasada, es considerado un oficial de alto rango íntegro y defendido por la comunidad, los federales buscan averiguar si otros oficiales de altos rangos, han estado involucrados al igual que sus sobrinos en el ilícito de las drogas.

El sobrino del director policial, fue arrestado y está acusado de liderar una red de narcotráfico, según los fiscales federales con sede en Boston.

Comenzó a exhibir riquezas, lujosas propiedades y negocios poco tiempo después de estar dirigiendo la narco banda que proveía fentanilo y otras drogas en diferentes estados de Nueva Inglaterra y Nueva York, acorde con el expediente.

El medio dice que la  investigación federal está determinando si el sospechoso se benefició de alguna forma por tener esa conexión familiar con sus tíos siendo parte del Departamento de Policía de Providence.

El jefe niega por completo esas acusaciones. “Me siento apenado desafortunadamente porque son cosas que pasan con nuestras familias”, dijo Pérez.

“Obviamente que las personas pueden decir: ¿es tu sobrino verdad?, pero hay muchas veces que hasta los padres no saben lo que están haciendo los hijos de ellos. Mi sobrino va tener que lidiar con lo que le pase en la vida”, agregó.

Las investigaciones federales a la policía en Providence comenzaron en febrero 2022 Josh fue arrestado por el FBI por presuntamente ser el líder de la  red de drogas.

Los fiscales federales lo acusan de que  estaba operando en la ciudad de Providence, fabricando y distribuyendo pastillas de fentanilo a diferentes estados como Rhode Island, Massachusetts y Nueva York.

Hasta el momento el jefe Pérez asegura estar tranquilo y  dijo que no tiene nada que  esconder.

“El sobrino que yo conozco lo vi crecer jugando béisbol, fútbol. Querido por la familia y todavía, pero ¿que pienso de él?. Las decisiones que uno toma en la vida como adulto  tienen consecuencias y hay que enfrentar las consecuencias que vengan”, añadió el teniente Pérez.

El alcalde de Providence Brett Smiley también se pronunció al respecto y a través de un comunicado dijo que “el jefe Pérez y yo hemos tenido una relación muy transparente desde el principio, tiene un carácter excepcional. Estoy seguro que el jefe y el sargento Pérez entienden que nadie está por encima de la ley”

Los documentos de la corte detallan que Josh se encuentra tras las rejas mientras espera  juicio.

La investigación federal se centra  sobre si Josh  se benefició de alguna manera de sus lazos familiares en la policía de Providence. Como parte de esa investigación, los agentes del FBI han entrevistado tanto a Andrés Pérez, un sargento que trabaja en casos de drogas en la oficina de inteligencia, como al coronel quien recientemente fue nombrado jefe de la policía.

El coronel tenía el rango de Mayor en el momento del arresto de su sobrino.

“Al final del día, eligió el camino equivocado”, dijo el jefe policial sobre su sobrino durante una entrevista exclusiva con el medio Target 12, confirmando que tanto él como su hermano están cooperando con los investigadores federales.

“No es un reflejo de nosotros”, agregó. “No define quién soy. Hasta ahora, la investigación se ha centrado principalmente en Andrés Pérez”, explicó el coronel.

Su abogado, Michael Colucci, se negó a comentar sobre los detalles de la investigación, pero descartó la idea de que su cliente haya hecho alguna vez algo impropio.

“Tenga la seguridad de que el sargento Pérez no ha vacilado en su voluntad de ayudar y cooperar en el enjuiciamiento de cualquier persona, independientemente de sus relaciones, y sería terriblemente injusto inferir algo inapropiado simplemente porque un pariente puede haber elegido un camino equivocado, un camino del que el sargento está y estaba completamente desvinculado”, añadió el abogado en un comunicado.

“No dejes que tus hijos toquen eso hermano”, decía  Josh siendo integrante  de un grupo especial de trabajo federal antidrogas con sede en Massachusetts en septiembre de 2019.

El grupo pasó más de un año reuniendo evidencia, incluida vigilancia, recolección de basura, testimonios de informantes confidenciales e incluso grabaciones de video de una cámara escondida dentro de la camioneta de Josh, según los fiscales.

Los federales dicen que era dueño de 12 casas, cinco camionetas y dos apartamentos en Colombia.

También era propietario  de dos clubes nocturnos y otras propiedades que registró a nombre de su madre en Providence, y los federales dijeron que Josh planeaba comprar 27 viviendas multifamiliares en Pensilvania.


Comparte si te a gustado