Han puesto más presión en NY a la campaña para que trabajadores de restaurantes ganen el salario mínimo legal más ‘tips

Comparte si te a gustado

Mientras se está “cocinando” en la Asamblea Estatal el “menú” de leyes presupuestarias para el año fiscal 2024 de Nueva York, que podría incluir aumentos salariales escalonados para los trabajadores del estado, lanzan una jornada de concientización para que la fuerza laboral de los restaurantes no quede nuevamente por fuera de estos incrementos.

Un nuevo informe de la organización One Fair Wage (OFW) la cual impulsa que trabajadores de restaurantes reciban un salario mínimo, además de las propinas, destaca que el 50% de empleados como meseros y bartenders  está decidido a dejar esta industria. Además, el 90% solo considerará quedarse, o volver a trabajar, a menos que se garantice un pago por hora similar al de otros sectores.

Por ello, este lunes cuando todavía se está “cocinando” en la Asamblea Estatal el “menú” de leyes presupuestarias para el año fiscal 2024 de Nueva York, que podría incluir aumentos salariales escalonados para los trabajadores del estado, también activistas, artistas, líderes electos y defensores de OFW, se integraron a una campaña de concientización para que la fuerza laboral de los restaurantes no quede nuevamente por fuera de estos incrementos.

En gran parte de los restaurantes de la ciudad de Nueva York, los empleados reciben entre $9 y $11 dólares la hora, o menos, porque se supone que el complemento de las propinas permite equiparar el salario mínimo legal de Nueva York, que es $15 por hora. 

La ambición es que si se decretan nuevos aumentos salariales, cuya expectativa es un ajuste de $15 a $21, esta industria también entre en el mismo aro de otros sectores, si en paralelo, se aprueba la iniciativa legislativa ‘Pago mínimo Justo’, que requiere además un programa de subvenciones financiada por el estado.

“Desde 1938 a nivel federal y 1960 en el estado de Nueva York, quienes reciben propinas, especialmente los trabajadores de restaurantes, que son mayoritariamente mujeres de color y madres solteras, han sido repetidamente excluidos de los aumentos del salario mínimo por parte de los legisladores, debido al cabildeo de las Asociaciones de Restaurantes”, destacó el reporte de esta organización.

Están ganando menos

Desde el año 2015 hasta el 2023, todos los demás trabajadores gozaron de un aumento a $15 por hora. Ahora existe el temor que miles de trabajadoras de restaurantes inmigrantes y de color, quienes han participado en muchas de estas luchas, sean nuevamente sacadas del juego, en el supuesto que una nueva ley del salario mínimo legal indexado a la inflación, alcance de manera escalonada los $21 en los próximos meses.

“Por el contrario este sector, en donde las mujeres son más vulnerables al acoso sexual, lo que ha visto es una disminución de sus ingresos en un 25%”, acota la investigación compartida por OFW.

Además los reportes sostienen que mientras en general, otros trabajadores que reciben propinas como los lavadores de autos, manicuristas y trabajadoras del salón, asistentes de estacionamiento, pudieron ver más dinero en sus bolsillos, los trabajadores de restaurantes permanecieron con sus ingresos prácticamente congelados.

“Si la Legislatura aumenta los salarios, pero opta por no terminar con el salario por debajo del mínimo para los trabajadores que reciben propinas, exacerbará una larga historia de exclusión de las mujeres de color”, razona Saru Jayaraman, portavoz de OFW.

A esta campaña de llamado un pago mínimo para los trabajadores de restaurantes, en el cual participan inclusive artistas de Broadway, se unió Silvia Gastón, una ex trabajadora de este sector en el Gran Manzana, quien es además sobreviviente del abuso sexual. 

Ella trabajó como anfitriona y mesera desde que tenía 16 años. Durante los cierres pandémicos dejó este trabajo, pero se involucró con organizaciones que trabajan para acabar con el “salario submínimo”.

“Participo en esto no solo por mi, sino porque sé lo que es mantener a una familia. Quiero luchar para asegurarme que mis compañeros de trabajo que reciben propinas, no sean dejados atrás, una vez más”, destacó la inmigrante.

La encuesta de OFW también muestra que miles de restaurantes en el país y en cerca de 500 restaurantes en Nueva York voluntariamente han empezado a pagar un salario mínimo completo, más los ‘tips’.

La otra cara: Nadie va a ganar

“La inflación, los costos de la renta comercial y la caída de los clientes han causado que la mayoría de los restaurantes pequeños de vecindarios de mayoría hispana, como Jackson Heights, están apenas sobreviviendo. Si solo decretan un aumento, sin dar apoyo financiero a los propietarios, nadie va a ganar, porque miles de restaurantes van a cerrar”, dijo a El Diario el propietario de un restaurante hispano en Queens.

El comentario de este empresario es respaldado por Arelia Taveras, quien lidera la Asociación de Restaurantes y Bares Latinos de Nueva York: “Solo sugerimos que cualquier medida que involucre a estos negocios, que en su mayoría están tratando de mantenerse financieramente a flote, también pase por escuchar a los propietarios”.

El dato:

43 estados del país, incluyendo Nueva York siguen el modelo de “salario submínimo”, que permite a los restaurantes pagar solo el 66 % del salario mínimo legal.

eldiariony.com


Comparte si te a gustado