Rechazan orden del alcalde Adams sobre protecciones de albergue.

Comparte si te a gustado

Defensores de inmigrantes criticaron la orden ejecutiva anunciada por el mandatario, que reduce la obligación de la Ciudad de dar refugio seguro, y pidieron no poner en peligro a niños y familias vulnerables.

El miércoles por la noche, el alcalde de Nueva York, Eric Adams anunció la firma de una orden ejecutiva con la que busca suspender reglas del “derecho al albergue” para personas sin hogar en la Gran Manzana, entre ellos miles de inmigrantes recién llegados, lo que fue recibido con amplio rechazo por parte de organizaciones y defensores de inmigrantes y comunidades vulnerables.

La movida del alcalde Adams, se da justo cuando se espera un auge masivo de inmigrantes indocumentados a la ciudad de Nueva York en las próximas semanas, tras el fin del llamado Título 42, que otorgaba poderes a las autoridades fronterizas para deportar de manera expedita a quienes intentaran ingresar al país sin papeles. Se calcula que unos 800 inmigrantes nuevos pudieran llegar cada día a Nueva York y las autoridades advierten que ya no hay espacio en hoteles de emergencia y refugios para ubicarlos.

Manuel Castro, comisionado de Asuntos de Inmigración de la Administración Adams, negó que la orden ejecutiva busque deslindar a la Ciudad de su responsabilidad de otorgar refugio, y explicó que ya no hay refugios y hoteles de albergue de emergencia dónde albergar a más recién llegados, por lo que advirtió que urge compromiso de otras municipalidades, muchos no tendrán otra opción que la calle y buscar otras maneras de alojar a los recién llegados, como la opció de ponerlos en casas de familias.

“Las acciones que estamos tomando ahora con esta orden ejecutiva no tienen nada que ver con que no queramos ayudar a las personas, continuaremos ayudando a los solicitantes de asilo, pero es más que ya no podemos acomodar físicamente a las personas que solicitan refugio de emergencia”, dijo el funcionario. “Sin espacio de refugio de emergencia proporcionado fuera de la ciudad, los solicitantes de asilo que se presenten en la ciudad de Nueva York hoy, mañana, en los próximos días y semanas, podrían terminar en la calle y eso no es algo que queremos ver… debe ser una responsabilidad compartida. Hay 62 condados en el estado de Nueva York, creemos que todos pueden desempeñar un papel aquí”.

El alcalde Adams explicó que su orden ejecutiva no tendrá impacto sobre inquilinos de apartamentos sino solamente sobre hoteles y albergues de emergencia y aseguró que contempla la idea de ubicar a muchos en viviendas familiares, lo que beneficiaría a propietarios de casas que renten espacios.

“No buscamos eliminar la protección del inquilino para las personas que son inquilinos y están allí por más de 30 días. Queremos expandir la cantidad de dinero que estamos gastando en hoteles. Me encantaría decir que podemos dar esto a viviendas unifamiliares o bifamiliares. Así que los neoyorquinos que luchan por pagar su hipoteca, pagan su alquiler, es una situación en la que todos ganan”, dijo el mandatario local.

“Si pudiéramos decir, está bien, la Señorara Johnson, tiene un apartamento en su casa. Estamos buscando llenarlos con solicitantes de asilo, o puede que tenga una habitación libre. Me encantaría poder decir, en lugar de pagar $350 por noche en un hotel poder pagar a los neoyorquinos cotidianos que luchan. Si pudiéramos tener una disposición especial que nos permita lidiar con esta crisis migratoria, creo que sería beneficioso para todos”, agregó.

Y aunque en repetidas ocasiones Adams ha advertido que el agua ya le está llegando al cuello a la Ciudad para seguir respondiendo por un techo y manutención para los recién llegados, sin la ayuda suficiente del gobierno federal y el estatal, críticos de la medida aseguraron que la decisión del Alcalde, tendrá serias implicaciones que empeorará la crisis migratoria local y hasta anunciaron posibles medidas legales en los tribunales.

Se estima que la Administración Municipal actualmente alberga en refugios y hoteles de emergencia a más de 38,000 solicitantes de asilo, buena parte de quienes no han recibido sus permisos de trabajo ante la lentitud con la que el gobierno federal está tramitando sus casos. En total han ayudado a 60,000 en el último año.

Opositores de la medida le recordaron a Adams que otorgar refugio con protecciones, es una norma en la Gran Manzana y suspender disposiciones bajo la orden ejecutiva emitida para deslindar la responsabilidad de garantizar camas de refugio para familias con niños en tiempos específicos y saltar la prohibición de ubicar a familias con niños en entornos congregados, viola lo que la ciudad promulga.

Natalia Aristizábal Betancur, subdirectora de la organización Make the Road New York, no solo rechazó la movida del alcalde Adams, sino que lo instó a revertir el rumbo de la medida anunciada, de inmediato, al tiempo que exigió que presente “soluciones reales, apropiadas y seguras” para garantizar que quienes viven en la Gran Manzana tengan albergue.

“Nuestra ciudad a menudo ha enfrentado tiempos difíciles antes, y hemos dado un paso al frente. Este momento no debe ser una excepción. Es simplemente escandaloso que el alcalde Adams se burle de la ley y trate de suspender las protecciones del derecho al albergue que han sido fundamentales”, aseguró la defensora de los inmigrantes. “Todos, independientemente de su estatus migratorio, merecen un techo seguro sobre sus cabezas. La Ciudad tiene la obligación moral de hacer lo correcto y dar un paso adelante para brindar apoyo, no poner en grave riesgo a los neoyorquinos, incluidas las personas recién llegadas (…) Es hora de que escuche y actúe sobre esas recomendaciones de política”.

Dentro de las posibles soluciones que la Administración Municipal debería impulsar, Aristizábal mencionó la ampliación del acceso a los cupones CityFHEP (subsidio de rentas) para todas las personas, independientemente de su estatus migratorio, la eliminación de la regla de elegibilidad de 90 días y la ubicación de los inmigrantes en viviendas permanentes.

Theodore Moore, vicepresidente de Políticas y Programas de la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC) se sumó a las voces de rechazo, y advirtió que la orden ejecutiva del alcalde Adams tendrá un impacto muy negativo, especialmente entre los solicitantes de asilo que apenas están adaptándose a la Gran Manzana, y que dijo, están en situaciones vulnerables y precarias.

Rechazamos los intentos del Alcalde de eludir nuestra responsabilidad moral de larga data de brindar a todos los neoyorquinos la oportunidad de tener un lugar seguro y de descanso nocturno”, dijo el activista. “Las leyes del derecho al albergue de la Ciudad de Nueva York son una parte integral de cómo nuestra Ciudad apoya a toda su gente, sin importar cuándo llegaron aquí por primera vez, o cuán difíciles sean sus circunstancias. No podemos darle la espalda a nuestros vecinos que más ayuda necesitan”.

El contralor Municipal, Brad Lander, también le dio la espalda a la orden ejecutiva del Alcalde Adams sobre el derecho al albergue, y le recordó que es “una obligación legal” que no puede ser pasada por alto.

“La Ciudad de Nueva York se destaca de nuestros pares como un lugar seguro y humano para las personas que no tienen un hogar propio. No necesitamos hacer retroceder las protecciones de seguridad de los refugios, y no deberíamos hacerlo”, dijo el funcionario. “Con más apoyo de Washington y con la acción atrasada de la Administración Adams para brindar la asistencia que ayudará a los solicitantes de asilo a ponerse de pie y salir de los refugios, podemos enfrentar este desafío con compasión y sentido común”.

El Defensor del Pueblo, Jumaane Williams, reconoció que en medio de la crisis de recién llegados la Ciudad ha tenido que actuar sin el apoyo necesario de Washington y Albany, pero advirtió que pretender debilitar las protecciones legales que la Ciudad tiene sobre el albergue, no solo es un error, sino que empeoraría la situación de miles de inmigrantes.

“El alcalde intenta debilitar esos derechos ahora, en un momento de inmensa necesidad para tantos solicitantes de asilo. Es una acción desacertada y dañina ante el desafío real y urgente, exacerbado por la falta de acción estatal y federal decisiva y oportuna”, dijo el Defensor del Pueblo. “Negar derechos y recursos a las personas que llegan con una necesidad desesperada y una esperanza ferviente, no reemplazará la acción necesaria del presidente, que no proporcionó suficientes fondos federales o una respuesta nacional, ni de la Gobernadora, que no apoyó a la ciudad. Esta acción solo dañará a nuestros neoyorquinos más nuevos, aspirantes y a largo plazo y cambiará, no resolverá, la crisis.

La organización Legal Aid y la Coalición por los Desamparados, condenaron la orden ejecutiva del mandatario municipal, y advirtieron que pone en riesgo a familias y niños, al igual que los derechos de debido proceso de los inquilinos locales.

“La Orden Ejecutiva 402 podría obligar a las familias con niños a languidecer en las instalaciones de admisión de la Ciudad durante períodos prolongados, posiblemente días seguidos, prolongando el sufrimiento que ningún ser humano debería experimentar”, aseguraron las organizaciones en un comunicado conjunto. “Esta orden podría conducir potencialmente a que la Ciudad coloque regularmente a familias sin hogar con niños en entornos hacinados, una práctica peligrosa y ampliamente condenada del pasado distante”.

Legal Aid y la Coalición por los Desamparados, insistieron en que la decisión del alcalde Adams pone a los menores en mayor situación de vulnerabilidad y peligro, y advirtieron que están analizando si demandarán la movida municipal en la corte.

“Reconocemos los esfuerzos del personal de la ciudad para evitar poner a las personas en peligro, pero hemos aprendido a través de la experiencia que los refugios colectivos ponen a las familias y los niños en riesgo de contraer enfermedades transmisibles y agresión sexual, y tienen un impacto negativo en la salud mental”, advirtieron en su llamado a que se revierta la orden ejecutiva. “Estas leyes de larga data han servido como una política sólida, asegurando el trato humano de las familias necesitadas, pero el alcalde Adams se dirige por un camino peligroso. La Ciudad tiene otras opciones, incluida la implementación de recomendaciones que hemos ofrecido muchas veces desde el verano pasado para hacer la transición de aquellos que residen en refugios a viviendas permanentes, lo que creará la capacidad de refugio que tanto se necesita”.

Christine Quinn, presidenta y directora ejecutiva de la organización Win, el mayor proveedor de albergue y servicios de apoyo para familias con niños en la ciudad de Nueva York, manifestó que suspender partes del “Derecho a refugio” deja en la cuerda floja a neoyorquinos sin hogar que esperan que se les garantice el albergue seguro.

“El derecho a refugio no es solo la ley de la tierra en Nueva York, es lo que somos como neoyorquinos. Durante generaciones, nuestra ciudad ha recibido con los brazos abiertos a quienes buscan comenzar una nueva vida, y no podemos darle la espalda a los solicitantes de asilo de hoy ni a este legado”, dijo la expresidenta del Concejo Municipal, advirtiendo que aunque hay una crisis de albergue en la Gran Manzana, con falta de apoyo de los gobiernos federal y estatal, la Ciudad podría permitir que los solicitantes de asilo utilicen vales de vivienda para mudarlos a sistios permanentes.

“Todos están de acuerdo en que el sistema de personas sin hogar de la ciudad de Nueva York tiene un exceso de capacidad, pero eso no puede ser una excusa para ignorar la ley o poner a los niños en situaciones peligrosas”, aseguró Quinn.

eldiariony.com


Comparte si te a gustado