Plagada de riesgos, invasión de Kenia en Haití

Comparte si te a gustado

Por:Juan Manuel Garcia

Copiado de la publicación electrónica que se distribuye al mundo por correo “Semafor África”, en un artículo a la firma de Muchira Gachenge y Yinka Adegoke, se lee el titular “el plan policial de Kenia respaldado por Estados Unidos para Haití, está plagado de riesgos”.

Es noticia interesante sobre el tema que mantiene al mundo a la expectativa por culpa de la Organización de las Naciones Unidas porque proviene de la misma Nairobi, en África.

Estados Unidos ha respaldado un plan de 100 millones de dólares para que Kenia dirija una fuerza de seguridad multinacional para ayudar a Haití a restablecer el orden ante la creciente violencia de las pandillas.

El plan de los norteamericanos ha quedado enmarcado en crecientes críticas de parte de especialistas de Kenia, de los haitianos y dentro de los mismos Estados Unidos, por entender que la propuesta anunciada por el Departamento de Estado no es muy sabia. Se alude básicamente a los riesgos en que se embarcarían los kenianos, en Haití, de llevarse a cabo tal operativo de fuerza, impulsado por mil policías africanos.

El presidente norteamericano al apoyar la iniciativa ha dicho que su plan de cien millones de dólares incluye logística, inteligencia, transporte aéreo y apoyo médico a la misión, que se implementaría bajo el liderazgo de Kenia y en la misma participarían, según han anunciado, Jamaica, Bahamas, Antigua y Barbuda, adicionando personal al grupo.

El presidente de Kenia, William Ruto está siendo acusado en su país por obedecer incondicionalmente los designios hegemónicos de Estados Unidos, y en sentido general intereses occidentales. Allí, Mungai Wa Regina, líder juvenil y activista político en Nairobi, denunció que la acción de Kenia sería una violación a la soberanía haitiana.

Kenia probablemente violaría la soberanía de Haití. «Creo que la decisión está mal informada en un momento en el que los casos de inseguridad en nuestra frontera con Somalia están aparentemente aumentando», afirmó. Agregó que «la decisión está mal informada en un momento en el que los casos de inseguridad en nuestra frontera con Somalia están aparentemente aumentando». Dice que está riesgo, asimismo, que la oferta de Biden se estanque en el Capitolio de Washington, donde ya empezaron a cuestionar en manos de quién o quienes caería el manejo de los fondos prometidos para Haití.

Se advierte que, en Haití, grupos de derechos humanos han rechazado la oferta de Biden, y señalan que se trataría de una intervención y un ataque al derecho de autodeterminación de los haitianos y su soberanía.

Se está a la espera, también, de la aprobación requerida de parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

En Haití y su diáspora se cuestiona la situación y recuerdan la intervención de paz durante el gobierno de Bill Clinton, en 1994, que ocupó Haití con 25 mil soldados en apoyo al retorno del derrocado presidente de entonces, Jean-Bertrand Aristide.

Asimismo, se explica que es un riesgo un riesgo para Kenia que podría verse envuelta en una misión prolongada, ya que es difícil predecir cuándo terminará el proceso de reconstrucción de Haití, ya que allí hay que restaurar la seguridad básica y apoyar un proceso de elecciones generales, al tiempo que se hacen esfuerzos para cambiar la mentalidad de los jóvenes y otros sectores sobre el futuro haitiano.

Se advierte que las pandillas y los ricos y poderosos haitianos que las respaldan sólo tendrán que esperar para retomar sus ímpetus en el lugar que lo dejen.

Y no es que los kenianos sean inexpertos en esas operaciones. En el pasado, Kenia participó en misiones de mantenimiento de la paz respaldadas por las Naciones Unidas en Sierra Leona, la República Democrática del Congo, Somalia y Sudán del Sur.

Ahora mismo, apenas hace una semana, varios soldados de las Fuerzas de Defensa de Kenia murieron en un accidente aéreo en el condado de Lamu, en la costa norte, mientras realizaban una misión de patrulla para expulsar a los militantes de Al-Shabaab, afiliados a Al-Qaeda. Otros casos similares se citan recientemente, en luchas similares en Somalia.

El mes pasado, una misión de evaluación de 10 miembros de Kenia llegó a Haití y se reunió con el primer ministro de facto haitiano Henry, altos oficiales de policía y el cuerpo diplomático de varios países para discutir la situación y crear un marco para las intervenciones de seguridad propuestas. Sin embargo, más defensores de los derechos humanos continúan oponiéndose a la misión.

La decisión de Kenia de participar en el apoyo multinacional a Haití es un ejercicio de poder motivacional, dijo el Dr. Xavier Ichani, investigador de relaciones internacionales, conflictos y estudios estratégicos de la Universidad Kenyatta en Nairobi. Este teórico de escritorio también entiende que la acción le dará a Kenia una calificación positiva y reconocimiento internacional, lo cual es importante para su imagen global». Agregó que Kenia era la más indicada para intervenir en Haití, ya que es una nación africana que comparte valores culturales con la nación caribeña. «Esto es parte de la solidaridad de los africanos entre sí para lograr el sueño de Haití, que es básicamente la libertad para todos los negros».

La policía keniana se enfrentará a las bandas de Haití del mismo modo que reprimió a los manifestantes de Azimio, asegura el senador keniano Samson Cherargei, ya que está bien equipada para esos manejos.

En Azimio, alianza y partido político keniano liderado por Raila Odinga, encabezó manifestaciones que tuvieron lugar en junio y julio para protestar por el alto costo de la vida, entre otras preocupaciones que llamaron la atención de muchas entidades a nivel internacional debido a la brutalidad policial.

El 14 de julio, el portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, Jeremy Laurence, dijo que estaba muy preocupado por la violencia generalizada durante las protestas antigubernamentales.

Destacó además el uso innecesario de la fuerza, incluido el uso de armas de fuego, por parte de la policía durante las protestas, y pidió investigaciones exhaustivas sobre las por lo menos seis muertes y numerosos lesionados durante tales protestas.


Comparte si te a gustado