Francisco pide abrir los puertos europeos a los inmigrantes

Comparte si te a gustado

 AGENCIA AP

Marsella, Francia

El papa Francisco retó ayer sábado al presidente de Francia, Emmanuel Macron, y a otros líderes europeos a abrir sus puertos a quienes huyen de las dificultades y la pobreza, e insistió en que el continente no enfrenta una “emergencia” migratoria, sino una realidad a largo plazo que los gobiernos deben abordar de con humanidad.

En su segundo día en la ciudad portuaria francesa de Marsella, el pontífice se dirigió a los países europeos que han tratado de cerrar sus puertas a los migrantes y trató de ponerlos en evidencia, animándoles a responder con caridad. Dijo que los migrantes deben tener caminos hacia la ciudadanía y que el Mediterráneo, que tantos cruzan para tratar de llegar a Europa, debe ser un faro de esperanza en lugar de una tumba de desesperación.

“Permitámonos conmovernos con las historias de tantos de nuestros hermanos y hermanas menos afortunados que tienen derecho tanto a emigrar como a no emigrar, y no nos cerremos en la indiferencia», dijo el papa a Macron y a otros en el centro de convenciones de Marsella donde se celebra una reunión de obispos católicos de la región mediterránea.

OPULENCIA, CONSUMISMO Y DERROCHE

El Mediterráneo “clama por la justicia, con sus orillas que, por un lado, exudan opulencia, consumismo y derroche, y por el otro, pobreza a inestabilidad”.

“Frente a la terrible lacra de la explotación de los seres humanos, la solución no es rechazar, sino garantizar, en la medida de las posibilidades de cada uno, un amplio número de entradas legales y regulares”, añadió.

Francisco visita la ciudad del sur de Francia en momentos que el gobierno de ultraderecha de Italia reacciona a una nueva ola de llegadas, amenazando con organizar un bloqueo naval a Túnez y con acelerar las repatriaciones. El ejecutivo francés, por su parte, ha reforzado las patrullas fronterizas para impedir el paso de migrantes desde territorio italiano.

Macron saludó a Francisco en un paseo con vistas al puerto antiguo de Marsella y lo ayudó a entrar caminando al Palais du Pharo. Al lado de su esposa, el mandatario escuchó cómo un joven voluntario italiano que trabaja en Grecia y al obispo de Tirana, Albania, quien huyó de su país durante el gobierno comunista, hablaban del recibimiento que tuvieron en el extranjero.

El gobierno centrista de Macron ha adoptado una postura más rígida en cuestiones migratorias y de seguridad ante las criticas de los conservadores y la ultraderecha francesa. Con las elecciones al Parlamento Europeo previstas para 2024, Macron está presionando para que la Unión Europea refuerce sus fronteras exteriores y sea más eficiente a la hora de deportar a las personas a las que se le niega la entrada.

Macron y Francisco mantuvieron después una reunión privada en un aparte de la cumbre de obispos mediterráneos. El Vaticano ha subrayado que esta no es un viaje oficial al país, sino una visita a Marsella, en línea con su negativa a acudir a los centros europeos del catolicismo antes de ir a comunidades más pequeñas donde la Iglesia es minoritaria o enfrenta complicadas situaciones sociales.

El papa indicó que hablar de “emergencia” migratoria solo alimenta la “propaganda alarmista” y los temores de la gente.

QUIEN ARRIESGA LA VIDA NO INVADE

“Quien arriesga su vida en el mar no invade, busca acogida”, afirmó Francisco. «En cuanto a la ‘emergencia’, el fenómeno migratorio no es tanto una urgencia momentánea, siempre oportuna para agitar la propaganda alarmista, sino una realidad de nuestro tiempo, un proceso que involucra a tres continentes en torno al Mediterráneo y que debe ser gobernado con sabia clarividencia: con una responsabilidad europea capaz de afrontar las dificultades objetivas”.

Además de Macron, asistieron a la audiencia el vicepresidente de la Comisióon Europea, Margarítis Schinás, la presidenta del Banco Central Europea, Christine Lagarde, y el ministro del Interior francés Gérald Darmanin, quien ha dicho que Francia no aceptará más migrantes de Lampedusa.

En otro tramo de sus declaraciones, Francisco reiteró su oposición a la eutanasia, que deplora como un síntoma de la “cultura del derroche” que trata a los ancianos y enfermos como seres prescindibles. Al calificar a la eutanasia de “enfermedad social” criticó a los partidarios del suicidio asistido como proveedores de “falsas pretensiones de una muerte supuestamente digna y ‘dulce’ más ‘salada’ que las aguas del mar.”

Es un tema de actualidad en Francia, donde se supone que Macron presentará en las próximas semanas un proyecto de ley que legalizaría las opciones para poner fin a la vida. La prensa francesa informó que demoró la presentación de la medida hasta después de la visita del papa.


Comparte si te a gustado