Trump insiste en pintar a inmigrantes como criminales, no ofrece plan de reforma migratoria y reafirma deportación masiva

Comparte si te a gustado

Por  Edwin Martínez de El Diario NY

Con su ya conocido discurso contra los inmigrantes, el expresidente le aseguró a El Diario NY que su plan para resolver la crisis migratoria será sacar del país a todos aquellos indocumentados que viven en ciudades como Nueva York, y culpó a los recién llegados de quitarle trabajos a quienes tienen papeles.

Faltan todavía varios meses para que Donald Trump sea oficializado como el candidato republicano que se medirá con el presidente Biden en la contienda por la Casa Blanca de noviembre, y continuando con el discurso contra la comunidad inmigrante, que ha sido uno de sus grandes sellos desde que se lanzó al ruedo político en 2015, de paso por la Gran Manzana, el exmandatario lanzó ataques contra neoyorquinos indocumentados.

Tras visitar una bodega en Harlem, donde aseguró que Nueva York necesita regresar a los días de “la ley y el orden”, el líder republicano respondió un par de preguntas a El Diario NY sobre cómo manejaría la crisis migratoria actual, y si en un eventual segundo gobierno, esta vez estaría dispuesto a promover una reforma migratoria para legalizar a millones de inmigrantes sin papeles. La respuesta no fue nada alentadora.

El expresidente, sin presentar datos que respalden sus aseveraciones, apeló al discurso antiinmigrante de que quienes llegan a Estados Unidos, y especialmente quienes están llegando a la Gran Manzana en los últimos años, están dejando sin trabajo a residentes y ciudadanos documentados, por lo que insistió en que lejos de crear un camino hacia la legalización de millones de inmigrantes, la deportación a gran escala será una de sus banderas.

“Ahora tenemos que lidiar con los criminales, porque mucha de la gente que viene al país son criminales y pacientes mentales. Tenemos que sacarlos de aquí, y mandarlos de regreso. Vamos a tener la deportación masiva más grande en la historia de nuestro país. Nueva York necesita eso, los afroamericanos, los hispanosamericanos los asiáticoamericanos, todos están perdiendo. Los sindicatos están perdiendo”, le dijo el republicano a El Diario NY.

Y a pesar de que autoridades municipales afirman que el desempleo en Nueva York ha disminuido y que actualmente hay miles de trabajos vacantes, por lo que incluso están promoviendo jornadas de apoyo laboral, Trump mencionó que los inmigrantes están corriéndole la butaca a los estadounidenses con papeles, mayormente a las minorías.

“Medio millón de migrantes han llegado a Nueva York a tomarse los parques; se han tomado los hoteles, han agarrado todo y eso no es bueno. Ustedes ya saben lo que ellos han hecho: han destruido a muchísimas personas. La comunidad afroamericana en este momento no está consiguiendo trabajos. Los migrantes que están aquí ilegalmente están quitándoles sus trabajos”, dijo el favorito para llevarse la nominación republicana, remarcando la retórica de que la mayoría de migrantes tienen cuentas pendientes con la justicia, son criminales muy peligrosos o padecen enfermedades mentales.

Los hispanos no están consiguiendo trabajo, los migrantes les están quitando sus empleos. Si uno mira las cifras de desempleo, las cifran lucen muy bien para los migrantes ahora, aumentó 10% para todos los migrantes y están en nuestro país. Ellos vienen de prisiones, de instituciones mentales, de lugares que ustedes ni quieren saber. Vienen de cárceles, de prisiones, de asilos de personas con problemas mentales, y tenemos números masivos de terroristas viniendo a nuestro país, todo por culpa de Biden”, recalcó el empresario inmobiliario.

Tras la insistencia de si tiene en mente echar a andar un eventual plan para conceder estatus legal a los indocumentados, Trump se limitó a decir: “Vamos a seguir hablando sobre eso después”, pero sin puntos concretos.

Las reacciones entre organizaciones defensoras de inmigrantes neoyorquinas no se hicieron esperar, y líderes de la Gran Manzana manifestaron que los ataques de Donald Trump a las comunidades de inmigrantes representan una amenaza al bienestar de los vecindarios y la clase trabajadora.

Así lo recalcó Murad Awawdeh, presidente y director ejecutivo de la organización NYIC Action, quien se mostró preocupado por el constante discurso del exmandatario hacia los inmigrantes y quien criticó que no ofrezca soluciones efectivas sobre inmigración.


Comparte si te a gustado